miércoles, 22 de octubre de 2008

Halloween, fiestas paganas.




Wicca... con magia y encanto.

Llega Halloween y todos festejan algo que la mayoría no comprende, buscando tal vez diversión en una vieja tradición, la verdad es que se ha comercializado bastante esta fecha, que por cierto se festeja en el hemisferio norte para esta fecha. Es parte de la sabiduría Wicana, la religión y fe mas vieja, la comunión con la naturaleza. Sentirse parte de la naturaleza, beneficiarse de la misma y cuidarla es la bendición que todo wiccano siente, piensa, expresa y lleva como un modo de vida para su propio beneficio, el de los demás y para con la naturaleza.
No me considero decididamente wiccana, aunque algunos seguidores de esta religión y filosofía de vida, piensan que soy una wiccana solitaria. Lo cierto es que mi abuelo si lo era y herede de el, sabiduría y respeto por todas las formas de vida y fuerzas naturales.
Estas temáticas me remontan a tiempos sumamente felices, cuando visitaba a mi abuelo, y mi alma se enajena de lo cotidiano y vuela feliz recordando etapas pasadas que internamente viven en mi corazón.

Llegaba a su casa y era respirar libertad y felicidad de un modo especial! tempranito me levantaba, preparaba el fuego y lo bendecía, tenia cocina a gas, y todos los implementos modernos, mas el consideraba al igual que mi abuela, que nada era mejor que lo natural. Así que tenían un hoyo en la tierra, para encender a diario fuego y cocer alimentos y todo aquello que fuera necesario. Mis tíos y mi papa protestaban por esta costumbre de sus padres, no podían entenderlos.

Mi abuelo siempre subía a la montaña por leña, el fuego estaba encendido todo el día, se apagaba solo por la noche, y muy temprano, antes del amanecer ya estaba encendido nuevamente.
Yo me aseaba mientras mi abuelo encendía el fuego y colocaba la pava grandota con agua a calentar, mi abuela ya había preparado pan y esperaba poder meterlo al horno de barro. Por fin el sol mostraba sus primeros rayos y mi abuelo me ponía a su lado, levantábamos las manos para recibir al Padre Sol y agradecer todo lo que nos brindaba con su luz y calor. Una vez terminada la bienvenida al Padre Sol mi abuela colocaba el pan en el horno, hacíamos el desayuno, mientras el, daba de comer a sus palomas, canarios y demás animalitos, yo regaba las plantas y por fin mi abuela nos llamaba a desayunar!!! Que rico!!! Tisana de yerba mate con cedron, endulzado con miel de abejas y pan recién horneado con miel y manteca!
Bendecía los alimentos mi abuelo y conversábamos de todo un poco... mas tarde se levantaba el resto de la familia, comenzaba una dinámica diferente y mi abuelo ya se retiraba, el prefería andar solo entre sus plantas y animales.
El día pasaba normalmente, y al llegar el crepúsculo comenzaba nuevamente todo, mis tíos llevaban a mis hermanitos a pasear, mama y papa se iban por su lado y solo quedábamos mis abuelos y yo para recibir a la Madre Luna, aunque no siempre mi abuela lo hacia, pero mi abuelo si, y religiosamente, nunca olvidaba recibirla y agradecerle, del mismo modo que al Padre Sol.
Yo me limitaba a imitarle, oír algunos cánticos y oraciones, con el pasar del tiempo fui descubriendo todo un ritual de bendiciones y gratitudes para con los astros, plantas y animales. Una riqueza increíble de devoción y fe a sus creencias y respeto por la naturaleza.

Pero esto no era todo, también llevaba a cabo ciertos rituales y festejos durante el año. Cada festividad implica básicamente, comprender, recibir e integrarse a un cambio de la naturaleza, comprender que el mismo cambio acontece en nuestro mundo interno, por ser parte de esa naturaleza, recibir con respeto y armonía estos cambios permite que uno vibre en la misma frecuencia y se adapte al equilibrio natural, integrarse es reconocer y respetarse a si mismo y a cuanta criatura se encuentre atrapada en la rueda de la vida, honrar la vida y festejarla nos coloca frente a nuestro poder, el que nos fue concedido, y hacer buen uso de el para mantener un orden y un respeto para con la naturaleza.

Una de esas festividades tiene lugar ahora, en unos días, en el hemisferio norte se preparan para recibir la época oscura y fría, un ciclo termina y otro comienza. La fiesta de Halloween le han llamado. Debemos desprendernos de aquello que ya no cumple una función en nuestras vidas y dar lugar a lo nuevo, desprendernos de cosas a las cuales nos hemos acostumbrado y nos han hecho felices duele e implica un duelo interno para poder decir adiós y gracias. Y poder decir adiós a todas aquellas cosas que nos hicieron sufrir.
La gran puerta mágica y oculta interna, el inconciente, se prepara para abrirse e integrar las partes internas, del mismo modo se prepara para abrirse la puerta dimensional de nuestro mundo, cuando el sol alcance los 15 grados de Escorpio las puertas se abrirán y estaremos preparados para recibir aquello que tenga lugar...

Para esta fecha, 31 de octubre, la dimensión es tan delgada que podemos contactar con toda clase de espíritus, por esta causa tienen lugar rituales mágicos de protección y ayuda. Con la llegada de las costumbres católicas se impuso el día de los muertos y tuvo lugar la creencia que los espíritus de nuestros familiares que han partido ya, regresan a saludar a sus familiares que están vivos.
En esta fiesta es muy bueno, (si vos sentís el deseo de experimentar aunque sea un poquito de esta magia), colocar nueces, avellanas y toda clase de frutos secos, como duraznos secos también, y galletas de jengibre, pedazos de torta, etc. sobre la mesa en un plato, una vela blanca, podes colocar alguna esencia de lavanda o limón, y escribís en un papel todo aquello que fue negativo o que no queres que vuelva a acontecer en tu vida, le das las gracias igualmente por la enseñanza que te dejo, recordando que a veces las cosas que no nos agradan también cumplen una función en la vida y responden a fuerzas superiores, debemos agradecer, rendir culto y respeto.
Colocas el papel bajo el plato con la vela. Luego pones las manos sobre los frutos secos, galletas etc y bendecís, podes hacerlo a tu modo... Igualmente podes invocar las hadas y la gentecilla para que protejan tu hogar y tu familia.
Por ultimo quemas el papel en la llama de la vela. Y disfrutas de los frutos secos, y cuanto dulce tengas en tu plato! que rico!!!

En el hemisferio sur no es el mismo festejo, aquí nos preparamos para los días de calor y cosechas, es una época de alegría y mucha luz. Mientras que en el hemisferio norte se preparan para el invierno, en el hemisferio sur, para el verano. Representa la unión de nuestras partes internas, femenina y masculina, poder reconocer nuestra capacidad creativa, mas allá de la capacidad reproductora, es buen tiempo para comenzar proyectos y trabajar para alcanzar su realización.
Se festeja la unión de nuestra parte femenina y masculina interna, juntas estas fuerzas se tornan creativas y prosperas. En Wicca festejan la unión de la diosa y el dios y la concepción de la diosa, que no son otra cosa que los principios femenino y masculino en todas las formas en que se manifiesta la vida.

La gran fiesta del fuego le llamaba mi abuelo, (Beltane llaman a esta celebracion los wiccanos) ya que se encendía una gran fogata, invocando los elementales del fuego para la prosperidad, abundancia y el amor. En esta celebración la alegría estaba siempre presente, como en todas las festividades pero en esta mas aun, ya que representa el ciclo de las cosechas y prosperidad, en todo sentido.
Hacia un pozo y le daba alimento y bebida a la madre tierra a quien llamaba Pachamama. Dejaba muchas ofrendas a los elementales de la naturaleza, entre ellas a las hadas, así que era común que me entregara chupetines, caramelos y galletas para dejarlos entre las plantas en el jardín. No faltaban garrapiñadas de maní, y otras cosas dulces regionales. Mi abuela colgaba ramos de flores por todos lados y en la entrada de la casa no faltaba un gran ramo de flores lavanda y hojas de laurel. Preparaba la comida con cuatro hierbas principales, tomillo, albahaca, laurel y orégano, esta combinación de hierbas decía que elevaba la vibración del amor y unía a la familia alejándola de reyertas y problemáticas. Yo siempre cocino con estas hierbas, nunca faltan en mi especiero.

En la puerta colocaba una bolsita con un gran moño rojo, con clavos de olor, laurel, lavanda, hojas de acebo, cáscara de naranja y nuez moscada, le colocaba un pedazo de panal de abejas, decía esta bolsita atraía a todos los espíritus buenos y llenaba de armonía el hogar. Encendían velas y adornaban el jardín. Mi abuelo tenia un tronco viejo y quemado, lo usaba para encender todas las fogatas de las festividades, con ese leño el comenzaba el fuego, luego lo apagaba y lo guardaba, decía que así se conservaba la magia y no faltaría el calor ni la prosperidad.

Cuando la hoguera estaba hecha mi abuela pasaba sobre el humo zapatos, ropas, utencillos, todo lo que era de uso de la familia, decía que este humo limpiaba de todas las energías viejas, gastadas y negativas. También cada uno debía acercarse al humo para desprender energías negativas y gastadas. Cuando mi abuelo partió todo esto se termino, nadie mas quiso seguir con la tradición, mi abuela estaba ya muy grande y extrañaba demasiado a su compañero de toda la vida, paso 63 años junto a el, tenia solo 13 años cuando inicio su vida junto a el, que tenia tan solo 18 años. Solo yo llevo adelante muchas de las cosas que me enseño, respetando la naturaleza y sus formas, y ahora es tiempo ya de compartir todo aquello que me ha hecho tan feliz.

En este blog encontraras informacion muy completa acerca de Wicca.

http://wiccapracticantesolitario.blogspot.com/search/label/Festividades%20%20Rueda%20Anual







Cristina Scharle
Astróloga.


@Astros-Hadas/2008

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cristina! Gracias por enviarme el enlace. Hoy mismo me he enterado de que otra wena amiga, también astróloga, está iniciándose en Wicca. ¡Curioso! A lo largo de los días, es increíble las sincronicidades que suceden.

No sé por qué me siento tan identificada con esta celebración del día 31 de noviembre desde pequeña... Quizá presiento, como tú dices, que las líneas que unen los mundos se hacen más leves.., quizá lo sienta en mi alma, puede ser.

Todo lo que tu abuelo siguió, no se ha perdido: vive en ti, y a través de ti, pasa a nosotros, los demás. Quizá llegue pronto el día en que tengamos que volver a recuperar el sentido de unidad con la Tierra. No podemos seguir como hasta ahora. Hablaba hoy con marta_sagitario en relación al uirapurú, y sobre todo, a la inmensa sabiduría de los chamanes (gente que cualquiera que me conozca bien sabe que respeto hasta el infinito).

Hay que recuperar mucho, mucho. Hay que trabajar duro. Estamos dispuestos ;-)

Andrómeda.

Cristina dijo...

Hola Andromeda! eso es, vos sos una persona muy especial, muy perceptiva y altamente sensible.
Es logico que la naturaleza te llame y vos respondas aunque no seas totalmente conciente de ello! muchos besos mi cielo y gracias por tu comentario!