miércoles, 3 de febrero de 2010

Marte Retrógrado, Luna Llena, culminación de un ciclo.


.
Esta Luna llena del 30 de enero, llega para culminar un ciclo.

Marte se encontró el día 27 de enero en su mayor acercamiento a la tierra, fenómeno que se produce cada 25 meses aproximadamente e inmediatamente fue activado por el paso del plenilunio generando una gran dinámica educativa interna, lo que haya que aprender, será aprendido, mediante enfrentamientos y disputas, disgustos y rabietas, defendiendo la propia postura, con dificultades para comprender al otro.

El 20 de diciembre Marte entro en retrogradación bajo Leo, el día 21 de Diciembre Júpiter alcanzó a Neptuno y la Luna activó al mismo tiempo dicha conjunción bajo Acuario.

Estas configuraciones nos habla de procesos respecto a las apariencias y el trabajo interno, acerca de las energías que no son conscientes pero manejan el ego, por ende estimularon el mundo emocional a avanzar hacia situaciones que seguramente se presentaron de un modo, pero luego se tornaron inesperadas, ingresando a cierta clase de experiencias que según la casa donde se situó Marte, inclinaron a sumirse internamente, aislándose del entorno por alguna circunstancia determinada o todo lo contrario, pero algo es seguro, no pasó desapercibido y llevó a experimentar algo que fue más allá de la voluntad y no fue posible manejarlo, superando las expectativas.

Al pasar ahora la Luna en plenilunio y en su perigeo, conjunta a Marte bajo el signo de Leo, le moviliza madurando un ciclo, ubicándonos en la realidad, sacando nubes de los ojos e indicándonos el camino a seguir, reubicando nuestros objetivos.

De aquí en más y hasta el 10 de marzo, cuando Marte termine su retrogradación, se completará una labor interna muy importante que comenzó cuando Marte procedió a retrogradar el 15 de noviembre de 2007 bajo el signo de Cáncer, el objetivo de este signo es integrar, nutrir, armonizar buscando la colaboración de todos los integrantes que conforman una familia, sea interna o externa. El objetivo, la seguridad que se consigue mediante la unión interna.

Neptuno por entonces se encontraba a los 19º18´de Acuario, grado sextil al grado en el cual comenzó a retrogradar Marte en Sagitario en el mes de diciembre próximo pasado, dos signos capaces de canalizar un gran potencial para superar obstáculos, ya que la naturaleza de ambos signos estimulan a la conquista de metas difíciles que requieren de comprender las experiencias mediante la libertad personal.

Y Neptuno implica el impulso natural a sacrificar el ego a favor de algo más grande, buscando que cada parte interna se reubique y beneficie, aunque no pueda contemplarse inmediatamente.

Marte volvió a estar directo el 30 de enero de 2008, cuando el Sol se encontraba a 9º 27´ de Acuario, por tanto Marte al alcanzar, actualmente, dicho grado en Leo por retrogradación, opuesto a aquella vieja configuración del Sol, el paso de la Luna Llena madura ese proceso.

Por entonces Marte, en Cáncer, impulsaba a una acción de las partes internas abocadas a buscar objetivos mediante diversas experiencias, hoy ya dichos objetivos están claros, han atravesado su última fase de transformación de integración y ahora deberán plasmarse.

Por tanto esto concluye con el proceso en el signo de Leo donde se logra la valoración personal por la aceptación de uno mismo y sus partes internas y con ello el propio respeto personal.

Tenemos múltiples partes internas intentando convivir mediante alianzas que generalmente resultan inestables dentro nuestro, cada una de esas partes internas busca, constantemente, alcanzar sus propios objetivos aunque no seamos conscientes de ello, la vida nos inclina a armonizar estas sub-personalidades, o llamadas también partes internas, pensamientos etc.

Cuanto más trabajemos sobre ellas buscando un equilibrio para lograr alianzas positivas entre las mismas, mayor estabilidad interna tendremos y por ende se reflejara en nuestro entorno. Este equilibrio fluctúa constantemente, es lo que hace a los cambios justamente, por lo que resulta difícil ser congruente, dedicarse solo a un objetivo, accionar.

De todos modos, cuanto más importante sea esa meta, objetivo, mas partes internas llegaran a una alianza para abocarse a cooperar en conjunto y avanzar con más estabilidad, es la unión la que logra la fuerza, no al revés.

Existen igualmente cierta clase de limitaciones generadas por los hábitos, más, ¿cómo enfrentamos nuestros hábitos? estos son inconscientes y por lo general actúan antagónicamente por tanto es difícil abandonarlos, por ej. Fumo porque me relaja y me ayuda a pensar mejor, a calmar mi ansiedad, pero perjudica mi organismo... entonces ¿quién determina esto? ¿yo? ¿o una parte o varias partes internas que fuman? ¿fumo en que momentos del día o bajo qué circunstancias? observar estos detalles me llevaran a identificar “quien fuma” dentro mío, pide por ende tabaco, como puedo sobrellevar y regular este hábito.

La luna al alcanzar a Marte retrógrado bajo la fuerza de Luna llena en su perigeo deja en evidencia los procesos internos de cada parte interna y tenemos resultados certeros que nos ubican en la realidad, favorable o desfavorablemente.
Vamos a una analogía, supongamos que llueve ¿de qué modo actúa esto mismo según el interés de cada parte interna?, si se trata de una parte interna que cultiva vegetales será muy propicio por que resultará beneficioso para sus verduras, pero si se trata de una parte interna que preparó una fiesta al aire libre ya no será nada benéfico, al contrario, si se trata de una parte interna que organizó un partido de vóley en la playa, se suspende, abortando las expectativas y ¿qué hacer ahora en ese tiempo?.

El significado de cada evento que se presenta depende del encuadre que manifiesta cada parte interna, ¿hacia dónde estaba proyectado el enfoque más importante?, cuando se debe cambiar el encuadre, por la causa que sea, también se cambia el significado del mismo y por ende surge improvisar sobre la marcha, ósea cambia nuestro comportamiento, lo que da lugar a diversas expectativas.

La Luna Llena conjunta a Marte nos brinda la oportunidad de generar una habilidad para poder improvisar y avanzar, con una rápida organización, por el signo de Leo, el signo de la observación y la organización rápida y acertada, por tanto nos da mayor libertad y con ello mayores opciones.

Pero ¿por qué? ¿a causa de que cosa? este tiempo en que comenzó Marte en su retrogradación y la Luna activó la conjunción de Júpiter y Neptuno en Acuario en el mes de diciembre nos impulsaron a proseguir con situaciones de carácter inconsciente que nos dominaban, a realizar cosas que iban más allá de nuestra voluntad, comprender abruptamente donde estamos de pie podemos ver donde estábamos pisando mal y por que causa, nos permite ser más libres, por ende tener más opciones para elegir.

Culmina un ciclo y se abre instantáneamente otro, que culminará en dos años.






©Cristina Scharle 2010



2 comentarios:

António Rosa dijo...

Hola Cristina

Este su blog ya está en el web site del Congressp Ibérico de Astrologia, juntamente con todos lodos que estan apoyando el evento.

Gracias

António Rosa

Cristina Scharle dijo...

Hola Antonio! muchas gracias, que amable!! Besos y mis hadas.

Cristina.